ENCARGO DE UN MARCO DE FOTOS VOLADO

Hace dos semanas recibimos un encargo de una fotógrafa; necesitaba un marco para fotografías hecho a medida, y el requisito principal era que fuera una caja de madera en la que la fotografía quedara volada o suspendida.

Primero de todo, nos reunimos con la clienta.
Una vez nos dejó claro lo que quería, hicimos un pequeño sketch con las medidas y cotas necesarias.
El primer paso es cortar las maderas a la medida deseada.
Para hacer una buena unión de las piezas, las sujetamos bien, para que nos quede un buen ángulo de 90º
Una vez hechos las dos piezas angulares, procedimos a unirlas para crear el perfil de la caja.
En la parte trasera, dibujamos con lápiz la estructura para poder posteriormente colocar dos soportes donde colocar la imagen.
  
Una vez todo clavado y encolado, procedimos a lijar los excesos que sobresalían para hacerlo completamente uniforme y liso.
  
Tapamos los agujeros hechos con los clavos con masilla, y posteriormente lo lijamos.
Así quedó la estructura.
  
Pintar fue el último paso, para ya dejarlo listo y poder colocar la imagen, enganchada con un sistema magnético, para así facilitar el cambio de fotografía si es necesario, y que al mismo tiempo quede suspendida en medio del marco.

  

Artículos relacionados

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *