ESPECIERO A MEDIDA

¡Hola! Hoy os muestro un encargo muy especial que nos hicieron antes de vacaciones.
Carla quería un especiero para su cocina, pero no un especiero cualquiera, lo quería con unas dimensiones concretas para poder liberar espacio en sus estanterías, de una forma concreta y que le combinara con el resto de la cocina.

Después de estudiar conjuntamente la cocina y cómo podría ser el especiero llegamos a un proyecto final.

 
Compramos las maderas a la medida exacta deseada, y como decidimos hacer el fondo del especiero de un color distinto al de las paredes, tuvimos que pintar las maderas por la cara interna antes de empezar a unirlas.

El fondo decidimos hacerlo en un tono verde claro (como el resto de muebles de su cocina) y con topos blancos, para darle un punto de diversión y hacerlo personalizado.

 
Para ello, compramos una plantilla de topos, la fijamos a la madera para que no se desplazara, y con una esponja empezamos a pintar encima de la plantilla. 

Como la plantilla era más pequeña que la madera, primero hicimos una parte, esperamos a que secara, y después volvimos a colocar la plantilla encima, encajando los agujeros, para poder seguir y hacer la madera al completo.

  
Posteriormente, empezamos a unir las piezas con clavos pequeños y cola.

Con masilla tapamos las imperfecciones y los clavos y finalmente le dimos una última mano de pintura.

La idea de Carla era hacer un especiero distinto, que no fuera una simple caja de madera. 
Por su ubicación ( un zona estrecha entre el mueble armario y el calentador) nos gustó la idea de dejar un lado abierto, para dejarlo respirar y darle un toque de originalidad.

¡Y este es el resultado!
Al pintar las paredes en blanco, y el fondo en verde, el especiero ha quedado perfectamente integrado en la cocina, pareciendo un mueble más des de el diseño inicial de la cocina.

Artículos relacionados

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *