RESTAURANTES CON ENCANTO 02

Siguiendo con la entrada de la semana pasada, hoy os muestro el interior de otros dos restaurantes que me han parecido curiosos e interesantes.
Romita Comedor lo podemos encontrar en Ciudad de México. 
Una colosal estructura de vidrio hace que tengamos la sensación de estar comiendo dentro de un invernadero.
Esta sensación se potencia con las plantas y la abundante vegetación que vemos tanto dentro como fuera del local.

Como tonos principales ,vemos un tono verde-gris oscuro de las paredes y los cojines. El tono marrón claro de la madera de las mesas y sillas, y el contraste de los verdes claros de las plantas interiores.
Los azulejos blancos y negros dan un aire elegante y curioso al conjunto.
Por otro lado, un restaurante con mucho encanto, ideal para hacer un brunch o comer el fin de semana, es el PICNIC, en el Borne de Barcelona.
 

La larga barra hace que los comensales puedan comer unos al lado de otros, sin conocerse siquiera. Para separar ambientes, bonitos jarros con flores pueden separar grupos de personas.

Una original estantería alta marca todo el perímetro de la barra que separa la parte de personal de PICNIC, de la zona del público. Está compuesta por cubículos de distintos tamaños colocados a distintas alturas para crear un espacio para cada cosa ( copas, jarras, elementos decorativos…)
La madera oscura de la encimera y de la original estantería contrasta con el cemento pulido que cubre suelo y la pared de la barra. Las sillas de la barra son de madera pintadas con un tono verdoso azulón.
A la izquierda de la zona de barra, nos encontramos con mesas, cuyos materiales son completamente distintos; metal y acero.
Pequeños puntos de luz, y elementos decorativos hogareños, hacen que te sientas como en casa.

Artículos relacionados

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *