Happy Mondays 03

Empieza de nuevo otra semana, y Happy Mondays celebra su tercera edición.
Hoy, un dormitorio muy sencillo, pero al mismo tiempo muy acogedor y cálido.


De ésta estancia, destaca el color principal, el blanco, puesto que invade paredes, suelo, techos, puertas y hasta las sábanas de la cama. Este color transmite pureza y da la sensación de limpieza. Es una muy buena elección para un dormitorio, puesto que ayuda a relajarse y no distrae, características muy importantes para un buen descanso.
Las lámparas van a juego con éste color, y se apoyan sobre una estructura de madera blanca muy baja, prácticamente a ras de suelo.
Vemos como el colchón sigue con la línea a ras de suelo, y descansa sobre una estructura negra de cama japonesa, dando así, más altura a los techos.
La fotografía que encabeza la cama, va a juego con los tonos, al ser en blanco y negro, y su gran tamaño, da el punto de distinción a la estancia.
Los cojines azul claro son el único tono distinto, pero no rompen la armonía, al ser un tono muy pastel, y prácticamente no destaca ni cogen protagonismo en la habitación.

De modo que la gama cromática de este dormitorio es básicamente el blanco (60%), negro (30%) azul claro (10 %). Este es el equilibrio perfecto para una estancia. 

¡Espero que os haya gustado!

Feliz semana.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Happy Mondays 03

Empieza de nuevo otra semana, y Happy Mondays celebra su tercera edición.
Hoy, un dormitorio muy sencillo, pero al mismo tiempo muy acogedor y cálido.


De ésta estancia, destaca el color principal, el blanco, puesto que invade paredes, suelo, techos, puertas y hasta las sábanas de la cama. Este color transmite pureza y da la sensación de limpieza. Es una muy buena elección para un dormitorio, puesto que ayuda a relajarse y no distrae, características muy importantes para un buen descanso.
Las lámparas van a juego con éste color, y se apoyan sobre una estructura de madera blanca muy baja, prácticamente a ras de suelo.
Vemos como el colchón sigue con la línea a ras de suelo, y descansa sobre una estructura negra de cama japonesa, dando así, más altura a los techos.
La fotografía que encabeza la cama, va a juego con los tonos, al ser en blanco y negro, y su gran tamaño, da el punto de distinción a la estancia.
Los cojines azul claro son el único tono distinto, pero no rompen la armonía, al ser un tono muy pastel, y prácticamente no destaca ni cogen protagonismo en la habitación.

De modo que la gama cromática de este dormitorio es básicamente el blanco (60%), negro (30%) azul claro (10 %). Este es el equilibrio perfecto para una estancia. 

¡Espero que os haya gustado!

Feliz semana.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *